Bunker mirador a la ciudad de Barcelona

Barcelona, sin duda, es una de mis ciudades favoritas de España. Me encanta por su modernidad, su gente multicultural y el entretenimiento que se puede encontrar en cada rincón. Y ahora, gracias a mi experiencia, quiero compartir lo aprendido de mis múltiples visitas y, si tienes un presupuesto ajustado, no pagar de más.

Recuerda que mi información se basa en una visita de una semana máxima y reservando un hotel en el centro de la ciudad. No explicaré con detalle todas las atracciones porque la mayoría hablan por sí solas, sino solo les daré unos mini consejos tanto si eres fotógrafo o no.

Mis 5 consejos

1. Comprar el ticket de 10 viajes

Lo bueno de Barcelona es que puedes llegar a muchos sitios gracias al transporte público pues aparcar un coche propio en el centro no es nada gratuito. Tampoco digo que es mala idea ir con coche pero recomiendo aparcarlo por la periferia de la ciudad y moverse por el centro con el transporte público.

Si tus planes se enfocan en el centro de la ciudad, te recomiendo comprar el ticket de 10 viajes. Se puede conseguir en los subterráneos del metro, quizás habrá otros sitios donde conseguirlos pero yo siempre las he comprado allí, pues te sirve tanto para trenes, metros, teleférico y buses.

Existen también otros tipos de tickets que puedas usarlos X veces en un determinado tiempo y son más caros, pero, en mi caso, no me recompensaba, pues soy de las personas que le gusta caminar por la ciudad y curiosear sitios. Incluso me llegaron a sobrar unos cuantos viajes de los 10 que podía usar.

Recuerda que también hay buses que te llevan al aeropuerto, pero los que aceptan ese ticket son aquellos que hacen muchas paradas. Si tienes mucha prisa, te recomiendo usar el bus A1 o el A2 para llegar más rápido al aeropuerto pero recuerda que no aceptan el ticket de 10 viajes, solo aceptan en efectivo (lo puedes pagar en el mismo bus) o reservando por internet.

2. Comer tapas, muy típico en España

En Barcelona existe muchos lugares para comer, pero alguno ya me ha tomado por sorpresa al comparar precio con cantidad. Hasta que un amigo me recomendó comer tapas y, a pesar que es considerado solo un aperitivo, tenía la posibilidad de probar muchas variedades en pequeñas porciones a muy buen precio y quedar totalmente satisfecho.

He probado unos cuantos restaurantes y en algunas creo que se pasaban muchísimo con el precio para una porción muy pequeña. Incluso recuerdo que un camarero me describió una tapa con su mano (le entendí que era redondo y lleno de algo) y me abrió el apetito, pero me trajeron algo más pequeño de lo que esperaba (prácticamente más de la mitad de lo que me describió). No diré el nombre del plato pues era la especialidad de la casa y no quiero difamar a nadie, pero de que era bueno era muy bueno.

De los lugares que he probado, como recomendación, sugiero que vayan al restaurante Vinitus pues me pareció la mejor tanto en calidad como en precio. La atención es de primera y están siempre en movimiento. Es un lugar muy conocido en Barcelona, por lo que ir a la hora de comer o cenar habrá una cola de gente esperando por una mesa. Así que intenta ir un par de horas antes para que no tengas retrasos en tu itinerario.

Puedes ver la ubicación de Vinitus desde aquí
Tapa Vinitus Barcelona

3. Gran angular para el Park Güell

Uno de los iconos de Barcelona y seguro que lo habrás visto en muchos folletos turísticos. Si vas en un día festivo o en verano, te recomiendo que reserves tu entrada por la web porque el aforo es muy limitado. A nivel personal, la entrada me parece muy cara solo para entrar al eje monumental, sin mencionar que el lugar es más pequeño de lo que parecía.

Si te imaginas hacer la típica foto con las casas de dulce de fondo desde la escalinata del dragón, no creo que puedas meter todo el lugar en ella. Así que te aconsejo que lleves un gran angular o usar la opción panorámica del móvil en ese momento.

Lo que más me gustó fue el paseo que hice por el monte que se encuentra allí cerca. Tienes unas bonitas vistas a Barcelona y a las casas de dulce, sin mencionar algunos museos o monumentos que encuentras escondidos.

4. Bus al mirador El Turó de la Rovira

Este lugar me encantó por las grandes vistas a Barcelona y es una parada obligatoria si te quieres llevar un buen recuerda de la ciudad. Algún amigo me comentó que la caminata es algo larga si comienzas desde el Parking Rovira por lo que opté mejor en ir con bus. El bus me dejó en la Carrer La Gran Vista y luego fue caminar a la cima por una pendiente muy ligera.

Espero que tengas mucha suerte en encontrar un cielo despejado y con poca neblina pues es una vista que vale la pena.

5. Metro, funicular y bus al Templo del Sagrado Corazón de Jesús

Aunque parezca un poco complicado, en realidad es muy fácil llegar al templo y es otra visita que vale la pena ver. Solo comento los transportes públicos que usé (seguro que hay otras opciones):

  • Coger el metro que te lleva a la parada Peu del funicular e intenta permanecer en los vagones del centro pues uno de los extremos no tiene salida a dicha estación porque el tren es más grande que el andén.
  • Desde el Peu del funicular se puede hacer transbordo al teleférico sin tener que volver a pasar el ticket. Con el teleférico tienes que llegar hasta la última parada que se llama Vallvidrera Superior.
  • Desde Vallvidrera Superior se encuentra muy bien señalizado el bus que hay que coger para ir al templo. La línea del bus es el 111 siendo el templo su última parada. Es valido el ticket de 10 viajes.

Espero que estos consejos sean un poco de tu ayuda para disfrutar de tu visita a Barcelona, una ciudad que a mí me enamora. Y estaré recopilando más información cuando realice una próxima visita.

Galería de Barcelona